Buscar en este blog

Sin spoilers: Joy (2015)


Primera impresión

Deprimente al principio, luego uno pasa a sentir rabia por lo que le está pasando a la protagonista, al final entendí la necesidad de haber vivido lo que vivió.

Las actuaciones

La sencillez con la que Jennifer Lawrence asume sus papeles, da ese toque necesario de sensibilidad e identificación con el personaje. Hace fácil entender los sentimientos y vivencias internas que expresa, no asume una postura fingida que no cale o deba ser calzado a la fuerza al expectador. Robert De Niro interpreta a un personaje ambiguo en cuanto a quién apoya, primera vez que lo veo de mala persona cuando uno está acostumbrado a simpatizar con lo que sea que esté haciendo. Los demás personajes no resaltan especialmente, solo una de las niñas, de la cual no pude averiguar su nombre, cuya interpretación fue de una jovencita muy madura para su edad, excelente.

La presentación de la historia

Esta película narra con mucho realismo la vida de las personas que han tenido que posponer sus sueños y metas por situaciones familiares complicadas. Donde las prioridades de los demás se convierten en nuestras prioridades y parecen no tener fin; los malos ratos se acumulan y el poco respiro que se consigue es ahogado por olas que dan la impresión que van a terminar matándonos. Presenta de forma acertada el mecanismo que a veces nos mueve a no rendirnos, aún después de rendirnos, que por irónico que suene solo cuando uno toca fondo es cuando se está en capacidad de remontar a la superficie, pero sin saber si vamos a salir airosos o no, esperando inclusive la próxima ola más destructiva todavía.

¿Por qué verla?

Esta es de las películas que nos lleva por un viaje difícil de ver y calcular qué viene después de la siguiente curva, todo nos da a entender que cada vez se va a poner peor; un toque necesario para variar de tantas historias con finales predecibles.
Publicar un comentario

Sígueme en tu correo